Buscando la demostración definitiva

16/01/2016   Adrián Mariscal

Buscando la demostración definitiva

El Getafe buscará su tercer triunfo consecutivo ante un Espanyol revitalizado tras la llegada de Galca. Roberto Lago, que se une a las conocidas bajas de Emi y Medrán, no estará disponible para medirse a los pericos. 

Bajan tranquilas las aguas por el sur de Madrid. Y eso, después de dos años convulsos, es noticia. El Getafe buscará su tercer triunfo seguido, dar el golpe definitivo que le haga usar los prismáticos para mirar la zona de descenso y, de paso, soñar con unos puestos de la tabla donde el menos irregular acabará posando su bandera.

Pero todo esto son conjeturas que no valen nada. Al final, lo que cuenta, son los noventa minutos que acaban dictaminando el ganador. Enfrente, esta semana, los de Escribá tendrán un rival revitalizado con la llegada de Galca. El Espanyol ya no es el equipo que venció con un tanto de Salva Sevilla a los azulones en la primera fecha allá por el  lejano mes de agosto. Ahora, son pura competitividad. Ahora, no se dejan ir en los partidos. Ahora, si te relajas, te descosen hasta saciarse.

Para mañana, el técnico rumano no podrá contar con dos de los pilares del equipo perico. Víctor Sánchez y Javi López son bajas y no viajarán a Getafe. Arbilla y Cañas, también se quedarán en la ciudad condal y no han entrado en la lista de convocados. El resto, con Asensio y Caidedo a la cabeza, están disponibles para intentar asaltar el fortín azulón.

Y hablamos de fortín porque únicamente el Barcelona, quitando aquel fatídico choque frente al Granada en la segunda fecha, ha vencido en el Coliseum. La última víctima, sin ir más lejos, el Betis de Pepe Mel, ya fuera del banquillo verdiblanco. La misma suerte que corrió en su día Herrera cuando el Getafe arrasó a Las Palmas por cuatro tantos a cero bajo un aguacero.

Para mañana Fran Escribá, al margen de Emi y Medrán, que siguen recuperándose de sus respectivas lesiones, no podrá contar con Roberto Lago. El lateral izquierdo, que no ha completado la semana de entrenamientos con normalidad aquejado de una lesión, no forzará y dejará una vacante que se disputarán Karim Yoda o Carlos Vigaray. El resto, están todos disponibles para buscar un triunfo que, la campaña pasada, con Quique Sánchez Flores en el banquillo, consiguieron por dos tantos a uno.

Con 10.000 abonados y con una campaña que sigue reclutando azulones, el resto corre de cuenta de los jugadores. Volver a vencer en casa, ante los suyos, sería un nuevo empujón a un proyecto que ya anda por sí solo mirando de tú a tú a quién se lo pone por delante. Mañana, frente a un periquito que aletea enérgico sus alas, el Getafe de Fran Escribá, el Getafe de sus aficionados, buscará terminar de hacerse mayor.