La cura de la estadística

27/02/2016   Juancar Navacerrada

La cura de la estadística

El Getafe se juega a partir de las 18:15 h. el respirar tranquilo por fin tras cinco jornadas cayendo derrotado. El rival, un Celta de Vigo que no ha ganado nunca en el Coliseum.

Muchas veces, agarrarse a la ilusoria ciencia de la estadística no es más que un arma de doble filo para aquel que la implora. Pues bien, otras muchas, es el paliativo perfecto en momentos de ansiedad y preocupación. Después de cinco derrotas consecutivas, el Getafe se quiere refugiar, además de en el trabajo, en ella. El antídoto perfecto. El Celta llega al Coliseum con la historia en su contra. Cinco encuentros en el feudo azulón, ninguna victoria. Un punto de quince posibles. Y a esos números se agarran los de Fran Escribá. Tras una semana de trabajo, el técnico azulón ha sido tajante” Queremos prolongar esa racha otro años más”. Un campo maldito para el club vigués, que rinde visita posiblemente en el mejor momento en el que jamás visitó la capital del sur de la Comunidad de Madrid. Un vuelco a la historia. El fin de una pesadilla. El Coliseum y el caprichoso destino dictarán sentencia.

Y es que el Getafe acumula cinco derrotas consecutivas que han hecho saltar las alarmas en el vestuario. De cincos va el asunto este fin de semana. Esas unidades son las que ahora mismo separan a los de Escribá del abismo. Colchón amplio que se antoja estrecho acogiéndose nuevamente, a la media decena de jornadas que los azulones llevan sin sumar un punto en su casillero. El cElta es, a priori, la mejor medicina posible para que el equipo remonte nuevamente el vuelo y acoja con otro aire el choque que el martes tiene frente a otro rival directo. Tal y como ocurrió en Valencia, duelo de seis puntos frente a Las Palmas. Pero, tal y como se ha instaurado hoy en día en nuestro fútbol, partido a partido.

El Getafe cuenta con lasbajas de Roberto Lago y Carlos Vigaray, ambos lesionados. El flanco izquierdo, en principio, recaerá bajo la responsabilidad del recién indultado Álvaro Pereira. Las ganas y el compromiso hicieron gala en su presentación y el Coliseum espera verle por fin con la casaca añil enfundada. Además, se espera una ‘minirevolución’ en el once de Escribá ya anunciada en el postpartido frente al Levante y confirmada nuevamente en la previa delchoque frente a los del ‘Toto’ Berizzo.