Vencer para volver a enamorar

13/02/2016   Adrián Mariscal

Vencer para volver a enamorar

La escuadra de Fran Escribá buscará volver a la senda de la victoria tras tres derrotas consecutivas. Enfrente, un equipo aspirante a todo: el Atlético de Madrid de Simeone. Roberto Lago y Lacen, bajas de los azulones. 

Siempre es encontrar el momento idóneo para enfrentarte a un rival cuya aspiración no es otra que la de alzarse con el título liguero a final de curso. Por mucho que trate de disfrazarse detrás de discursos impregnados de humildad. Quizás, este no sea el mejor instante para medirse al Atlético de Madrid. O quizás sí. Al final, las opciones del equipo de Escribá dependerán de ellos mismos. Cuando ruede el esférico, las tres derrotas consecutivas de las que vienen los azulones, caerán en saco roto.

Tras dos semanas fuera del once por una lesión en el hombro, Pablo Sarabia volverá a estar disponible y, lo lógico, es que regrese al once en detrimento de Moi Gómez. Otro que parece que será titular, tras la baja por sanción de Mehdi Lacen, es Álvaro Medrán. El andaluz, que tuvo minutos tres meses y medio después de su lesión en Málaga, será el acompañante de JuanRo en la sala de máquinas y escudará a Víctor, Pedro y el propio Sarabia.

Las otras dos dudas recalan en el lateral izquierdo y la punta de lanza. Vigaray no tuvo su mejor actuación la pasada jornada y, con Roberto Lago en la enfermería, Karim Yoda se presenta como una alternativa muy válida. Arriba, el dilema de siempre. Ni Stefan ni Álvaro están teniendo la regularidad que se les presupone y parece complicado que ambos jueguen juntos desde el principio.

Enfrente, estará un equipo llamado solidez. El Atlético de Madrid de Simeone es el perfecto reflejo de lo que fue su preparador. Intensidad, compañerismo y sacrificio. Mucho más que el balón parado con el que muchos simplifican a los rojiblancos. Savic y Thomas, que no se han recuperado de sus molestias, se han unido a la baja ya conocida de Tiago. Ninguno de los tres estará en el Coliseum este domingo para medirse a un Getafe que, tal y como ha manifestado Escribá en sala de prensa, tendrá que vigilar muy de cerca a Griezmann.

Buscará el Getafe volver a enamorar a una afición, en un día propicio para ello, de fácil encandilamiento, de amor a primera vista. El corazón no entiende razones, y el del aficionado azulón tiene muy claro su color vengan de donde vengan, haya quien haya delante, sean mejores o peores los resultados. Al final, esto es cuestión de sentimientos y sensaciones. Y el Getafe, para bien o para mal, te los desata. Sea buen o mal momento para recibir al Atlético de Madrid. Sean tres partidos consecutivos ganando o perdiendo. Sea lo que sea.