La crueldad del fútbol se ceba con el filial

28/11/2015   Adrián Mariscal

La crueldad del fútbol se ceba con el filial

Derrota injusta del filial en un choque donde se adelantaron y tuvieron las mejores ocasiones. Saura anotó el tanto local que remontaron Eneko y Abaroa. 

No quieran imaginarse el estado anímico de los chicos del Getafe B a estas horas. Hoy, han honrado como nunca el azul de la camiseta y el fútbol, de nuevo el fútbol, les ha dado la espalda. Han competido, han jugado, han corrido y se han dejado el alma en el terreno de juego durante los noventa y tres minutos que ha durado el choque. Noventa y tres minutos que, a falta de diez segundos, han terminado de hundir a cualquier aficionado que se ha acercado a la Ciudad Deportiva.

Estrenaba esquema De la Red. 3-5-2, con Barahona y Juan Hernández de carrileros y Bogdan, Miguel Ángel y Carrillo de centrales. Por delante, Del Pozo, que debutada como titular este curso, Saura y M’baka. Arriba, Arcas e Ian dejando a Borja Galán en el banquillo. Nueva disposición táctica que daba sus frutos. M’Baka ganaba la espalda de los mediocentros contrarios, Saura se descolgaba y recibía el balón del congoleño para cruzar dentro del área y hacer imposible la estirada de Raúl.

El filial estaba muy bien plantado en el terreno de juego y no sufría. Sin embargo, su desconexión diaria, maldita desconexión, les costó el empate a los de De la Red. Ricki centraba desde el perfil diestro y Eneko, completamente solo en el área, cabeceaba a gol para subir el empate al marcador. A partir de ahí el partido se durmió y ambos equipos se conformaron con llegar al tiempo de asueto con el 1-1 que reflejaba el marcador.

La segunda mitad fue un quiero y no puedo del Getafe B. El filial propuso, lo intentó y estuvo muy cerca de hacer el segundo. Pero no hubo manera. Juan Hernández y Galán eran dos puñales por banda e Ian comenzó a aparecer para aguantar la pelota y dejar respirar a los suyos. Por detrás, M’baka, omnipresente todo el choque, guiaba las ofensivas azulonas. El gol parecía cuestión de tiempo. Y estuvo muy cerca en muchas ocasiones. Ian, Miranda, Juan Hernández y Borja Galán disfrutaron de chances para anotar el segundo. Pero la diosa fortuna, de nuevo, fue esquiva con el filial.

Y cuando todo parecía destinado al reparto de puntos, el Sestao River dio la estocada definitiva a los chicos de De la Red. Una segunda jugada en el área era aprovechada por Abaroa que driblaba a Olmedo y hacía el segundo. El banquillo visitante estallaba de alegría. Los locales, que casi ni tuvieron tiempo de sacar de centro, no entendían la injusticia del fútbol. O al menos, porque la moneda nunca les cae de cara.

Hoy es tiempo de lamentaciones. Mañana, de mirar el horizonte y pensar en lo que viene, que no es fácil. Lo bueno que te deja el fútbol es que siempre te da la oportunidad de redimirte. Y el Getafe B tendrá su ocasión en siete días. Hoy, se pueden ir con la cabeza alta de lo que han demostrado. Hoy, cualquier aficionado azulón se puede sentir orgulloso de su filial.