Un gran Gernika frena la racha del filial azulón

12/09/2015   Adrián Mariscal

Un gran Gernika frena la racha del filial azulón

Derrota del Getafe B ante un duro Gernika que remontó en dos ocasiones los goles de Arcas y Juan Hernández y se asenta en puestos de play-off tras cuatro jornadas. 

No pudo ser. El Getafe B perdió en su visita al Gernika y ve truncada la buena racha de sensaciones y puntos de las dos últimas semanas. Navarro realizó dos cambios respecto al equipo que derrotó con autoridad al Barakaldo. Miguel Ángel y M’Baka entraron por Noblejas y Darlan Bispo. El resto, los mismos. Ian acompañó a Juan Hernández y Arcas en la parcela ofensiva y como pareja de centrales volvieron a actuar Rukas y Carbonell.

Y no empezó nada mal la faena para el filial. A los veinte minutos, Arcas, que recogía un rechace de una falta, inauguraba el marcador y adelantaba a los nuestros. Ahí se acabó la superioridad del Getafe B sobre el verde. No tardaron mucho en empatar los locales. Santamaría remataba a portería con tan mala suerte que el esférico golpeaba en Rukas haciendo inútil la estirada de David Gil.

Sin embargo, el equipo azulón volvió a adelantarse. Esta vez fue Juan Hernández, que también anotó frente al Barakaldo la semana pasada, quien enviaba a la jaula un grave error de la defensa del Gernika. Parecía el punto de inflexión. Cinco minutos antes de llegar al tiempo de asueto y justo cuando más incómodos estaban los nuestros. López Parra señaló el túnel de vestuarios y el Getafe B se fue con un botín que tendría que resguardar durante más de una parte donde el terreno se volcó sólo hacía un lado del campo.

De hecho, justo cuando se cumplían los diez minutos del segundo acto, el Gernika volvió a poner las tablas en el marcador. Entziondo puso un centro con música que Lander, el capitán local, imponente por arriba, mandó al fondo de las mallas. A partir de ahí, el equipo vasco buscó de manera incesante la remontada mientras el Getafe, agazapado, buscaba su oportunidad frente a una defensa que empezó a dejar huecos al lanzarse al ataque de manera incesante.

Y al final, el premio acabó llegando. Santamaría, uno de los más activos del Gernika, y ya con Olmedo en el campo, que sustituyó a David Gil tras sufrir unas molestias, puso el tercero y hacia justicia a lo visto en el terreno de juego. Quedaban diez minutos para que el Getafe B intentase poner el empate, pero fue un quiero y no puedo constante frente a un rival que no permitió que se jugase ni un minuto desde que obró la remontada.

La próxima semana los chicos de Navarro tendrán una nueva prueba para regresar a la buena dinámica de las últimas dos jornadas. Será frente al Portugalete, en la Ciudad Deportiva, en un fortín donde los puntos van a empezar a valer oro. La 2ª B es muy dura, y hoy nuestro filial ha empezado a comprobarlo.